martes, 16 de agosto de 2011

La creación

"1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.8 Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así.10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno.11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.12 Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno.13 Y fue la tarde y la mañana el día tercero.14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años,15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra,18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.20 Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.21 Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno.22 Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.23 Y fue la tarde y la mañana el día quinto.24 Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. 25 E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto."
Génesis 1

Queridos visitantes, comenzaré cada capítulo con una breve introducción antes de pasar al estudio de los versículos contenidos en ellos.
He leído este capítulo muchas veces y siempre hallo algo nuevo, algo que se me había pasado de largo y que el Espíritu Santo me ilumina para exaltar a mi Dios y mi Señor en alabanza por haberme mostrado un poco más de Su Grandeza, Su Gloria,Su Esplendor. Es un texto que contiene mucha riqueza espiritual, y revela sobre nuestros orígenes y de como se inició todo. De algo estoy segura, y es de que si Darwin la hubiera leído quizás hubiera hallado el eslabón perdido (ironía).
Todo inicia con la Presencia Eterna de Dios, quien decide por Voluntad Propia y con Propósitos Eternos, crear todo lo que hoy conocemos. En exactamente 6 días, es que dió origen a la creación y al séptimo día descansó de Su Obra. Su Palabra es clara, fue en seis días que todo lo creó y si contamos desde allí hasta la actualidad, la tierra debe tener unos 4000 años aproximadamente, nada de millones de años, eso es pura "sabiduría humana". La misma Biblia nos va dando dataciones de los tiempos que sucedieron las cosas. Claro que para los cristianos nos resulta fácil comprender ésto porque creemos en el Señor y las cosas de las que nos da testimonio, pero para un incrédulo por donde todo pasa por la razón y la "ciencia", esto es locura.
El primer día el Señor creó la luz y la separa de las tinieblas, llamándoles Día y Noche.
Al Segundo día separa las aguas de las aguas y a lo que estaba encima lo llama Cielos.
Al tercer día manda a la tierra a producir hierba que de semilla y árbol que dé fruto.
Al cuarto día crea las estrellas, la luna y el sol para que señoreen sobre la tierra; y por señal a las estaciones para que podamos contar los días y los años. El Señor mismo puso límites horarios, El es el Creador del tiempo. Quizás sea para que contemos Su Venida por medio de las profecías que nos dejó escritas.
Al quinto día mandó a las aguas a crear seres vivientes acuáticos y a las aves, según su género y especie.
Al sexto día mandó a la tierra a producir bestias, serpientes y animales terrestres. Y por último creó el hombre a Su Imagen,conforme a Su Semejanza.
En cada una de sus creaciones vió Dios que era bueno lo que había creado. Bendijo a los animales, y al hombre para que se multipliquen y fructifiquen. Todos ellos eran herbívoros, se alimentaban de las plantas y frutos que el Señor había creado.
La creación original del Señor era benigna. Como podemos darnos cuenta, el mundo como hoy lo conocemos solo despliega algún que otro destello de la Gloria de Dios, pero ya no es aquella creación sana que El creó sino que cuando entró el pecado al mundo, en el jardín del Edén al desobedecer Adán y Eva, el mundo se ha ido degradando de su belleza original. No hay cuidado del medio ambiente que remedie el daño hecho. Y esto irá en aumento hasta que venga el Señor y nos de un cielo y una tierra nueva a Sus hijos, los redimidos por la sangre del Señor Jesucristo.

"19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;21 porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;23 y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.24 Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?25 Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos."
Romanos 8

Por Vale